El tabú del nudo y el ángel que pasa

«Ha pasado un ángel»

En España se suele decir, cuando cesa la conversación y hay un momento de silencio general, «ha pasado un ángel» o incluso «ha cruzado un ángel». Esta expresión parece en principio totalmente motivada, ya que todos los castellanoparlantes imaginamos el paso de esta divina criatura en medio del general silencio, sin que podamos concretar si es causa o consecuencia de este silencio.

Mirando en Internet uno puede encontrar que de modo general esta expresión se achaca a época romana y se relaciona con la costumbre de guardar silencio al mentar el nombre de un difunto, como si en ese momento su espíritu pasase por el lugar, equivalente a nuestro minuto de silencio. El cristianismo, como es natural, habría adaptado dicha expresión a su imaginería, y habría cambiado el espíritu por su propio ángel de la guarda.

«Alguien ha cruzado las piernas»

Sin embargo, creemos que la clave para interpretar esta expresión española nos la da el antropólogo escocés Sir James George FRAZER en su obra clásica La rama dorada, libro que recomiendo muy encarecidamente. Dice FRAZER que en algunos lugares de Baviera en Alemania cuando la conversación cesa y hay silencio se suele decir «seguramente alguien ha cruzado las piernas». Pues bien, como esta expresión sí se puede explicar sin dificultad, si, como suponemos, es un paralelo de la expresión española, podremos dar una explicación a la expresión española a partir de la bávara. En efecto, la idea de que cruzar las piernas es causa del abrupto silencio en la conversación es remontable al principio de la magia homeopática o magia imitativa, de acuerdo con la cual “lo semejante produce lo semejante”. Así, en este caso cruzar las piernas implica un impedimento al correcto fluir de la conversación, de modo que ésta acaba cesando. Pero además, en última instancia esta idea nos permite remontar la expresión al mundialmente extendido Tabú sobre los nudos, que obviamente está basado en el mismo principio de magia homeopática, por el cual cruzar hilos, hacer nudos y lazos, cruzar las piernas o entrelazar los dedos de las manos suele considerarse obstáculo o impedimento a la libre sucesión de las cosas.

En busca de paralelos

Sobre este tabú habla largo y tendido FRAZER aportando un enorme elenco de ejemplos sacados de muchos pueblos y culturas del orbe. Veamos unos pocos ejemplos. En la isla de Sajalín, en el extremo oriental ruso, cuando la mujer está de parto, el marido desata todo lo que puede: trenzas del pelo, lazos cordones,… En las islas Célebes, en Indonesia, el cuarto o quinto mes de embarazo se celebra una ceremonia y a partir de este momento el marido no puede hacer atados ni sentarse con las piernas cruzadas. Los sajones de Transilvania, cuando la mujer está de parto, tienen costumbre de desatar los nudos de su vestidura y dejar abiertas las cerraduras de las casas (puertas, cajones,…). Los lapones en Finlandia creen que una parturienta no debe de llevar lazos en sus vestidos. En todos los casos estas creencias remiten a la idea de que los nudos, los lazos, las posturas de piernas cruzadas, las puertas cerradas etc… constituyen un obstáculo al parto y lo convierten en algo difícil y penoso.

Por otro lado, según PLINIO EL VIEJO (23-79 d.C.), entre los romanos sentarse con las manos cogidas junto a una mujer preñada o a un enfermo en tratamiento médico implicaba lanzarle un conjuro maligno, y aún peor si abrazaba sus rodillas con las manos cogidas o si tenía una pierna sobre la otra. Puesto que estas posturas eran consideradas un obstáculo para todo tipo de trabajos, en muchas situaciones de la vida pública (consejos de guerra, sacrificios,…) no se permitía a nadie adoptar dichas posturas.

La cristiana dificultad

Con todo, remontar la expresión española al tabú del nudo ciertamente presenta algunas dificultades. En primer lugar, está claro que la motivación tabuística no es sentida en España, lo cual es normal. El problema sin duda estriba en que la expresión española no presenta aparentemente la idea de ‘cruzar – ligar’. Sin embargo, dice FRAZER que junto a «ha pasado un ángel» también se dice «ha cruzado un ángel», que debe ser más antigua, donde aparece camuflada la noción de ‘cruzar’, la cual nos pone en la lejana pista del tabú del nudo, aunque con poca claridad, ya que el elemento cristiano, el ángel, distorsiona por completo dicha motivación.

Llegados a este punto, cabría desistir, pero, todo lo contrario, el hecho de que haya un elemento marcadamente cristiano aún nos pone más en la pista de la motivación tabuística, puesto que es sabido que en buena medida el éxito de cristianismo fue debido a su capacidad de asimilación de ritos, fiestas, y supersticiones más antiguas y arraigadas en los pueblos (Halloween, la Navidad, las Romerías,…), de modo que la presencia del elemento cristiano, sumada al notorio paralelo pagano, casi es la prueba de que nuestra expresión española remonta a algo más antiguo, al tabú. En este sentido dice FRAZER que la expresión española tiene visos de ser una desvirtuación de la considerada brujería del tabú del nudo, es decir, que al concebir el cristianismo como brujería la idea de que el cruce de piernas impide el libre fluir de una charla, habría, por así decir, cristianizado la expresión introduciendo el ángel, que habría cambiado la motivación de la expresión.

Concluyendo

Evidentemente no podemos aspirar a reconstruir la original expresión española, pero sí nos aventuramos a postular, siguiendo a FRAZER, que habría tenido la misma motivación que su sinónima alemana, en base, por tanto, al mundialmente conocido tabú del nudo, que parte del principio fundamental de la magia homeopática o imitativa.

En este caso el razonamiento que seguimos es el siguiente: si una expresión aparentemente cristiana tiene un paralelo pagano, y dicho paralelo encuentra a su vez una motivación mundialmente extendida en pueblos primitivos, en principio cabrá pensar que el elemento cristiano no es original y que la idea remonta a una época mucho más antigua.

FRAZER James George, La rama dorada, tradd. E. Campuzano & T. I. Campuzano, Fondo de Cultura Económica, México – Buenos Aires 1965.

Anuncios

One Response to El tabú del nudo y el ángel que pasa

  1. Fabrilo dice:

    Interesantísima información. Te felicito cordialmente por ampliar las temáticas del blog haciéndolas cada vez más accesibles no sólo a los miembros de la comunidad grecorromana, sino a todos los interesados por otros campos científicos, como la lingüística y la antropología y la relación que se establece entre ambas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: